cabecera
Juegos en La Red       

BLOGSFERATOUR
Novela Interactiva


 

Título de la entrada: VELADA DE BOXEO
Autor: Carmen Silva
Fecha de la entrada: Domingo, 30 de Agosto de 2009
Lugar: BLOGGER

 



Capítulo 14 º

 

       Mi querido amigo Santiago:
       Tienes razón, en todo tienes razón. Efectivamente, la estructura que propongo es anticuada, ciertamente me manejo en formas editoriales y comerciales, y es necesario innovar. Para ello y si el Secretario General me lo permite escribiré otro relato para intentar salvar a Elvirita. O castigar a los promotores de sus desdichas.

.

Velada de boxeo
En juego el título mundial de la conciencia
Púgiles
Señora de Negro contra Pepito Grillo


       La sede de ESCRITORES EN LA RED está colapsada. Por sus inexistentes puertas entran y salen periodistas de las más importantes agencias de noticias mundiales. Todos quieren preguntar a su Presidente y a su Secretario General las razones que han movido a la policía para tomar esa resolución. Han detenido a varios de los componentes del grupo acusados de propagar en la sociedad un virus muy dañino, principalmente para la juventud: La bondad.
       De las personas detenidas solamente conocen el nombre de una periodista intrusa que ha profanado el mal, introduciendo razón en los despropósitos. Se trata de una tal Carmen Silva, una profesional anticuada a la que le gustaría vencer a la Señora de Negro con argumentos. Pero no puede ser porque la Señora de Negro, ganó hace unos años por KO al púgil Pepito Grillo, y ahora todos tenemos nuestra Señora de Negro como la decisoria de nuestros actos.
       Elvirita la obedece. El otro día le ordenó echar matarratas en el biberón de su hermano. No lo hizo porque Emilio Porta entró en ese momento en su casa, y como Emilio siempre habla bien de todos, quiere a todos y cuando reprende lo hace con dulzura, amonestó a la Señora de Negro, convenció a Elvirita para que lo tirara y le dio un beso. (Perdón acabo de poner otro concepto antiguo).
       Elvirita no necesita besos. A sus cuatro años la niña es autosuficiente. La enigmática Señora de Negro - maldad, muerte, eternidad - sabe perfectamente lo que debe hacer para erradicar de la faz de la tierra todo lo que pueda conducir a Elvirita a un comportamiento normal.
       ¿Qué debemos hacer para salvar a Elvirita?
       ¿Matar a la Señora de Negro o dejar que se posesione no sólo del pequeño cuerpo de la niña sino del de todos los componentes de ESCRITORES EN LA RED?
       ¿Debemos cambiar el rumbo de la vida triste de la niña o unirnos al enemigo porque no podemos vencerlo?


20 comentarios:

Soledad Serrano. 30 de agosto de 2009 02:40

      - Creo que todos acabarán asesinados por El señor de Gris. Este caballero andaluz, ala ancha, pelo ensortijado y andares que quitan el sueño, que no consiente que nadie se le suba al orgullo. Los irá aniquilando uno a uno. Nadie es dueño de su destino si no lo permite El señor de Gris. Emilio Porta no podrá impedirlo, Santiago crujirá de horror, Enrique Gracia se mesará los cuatro pelos que le quedan. Sólo el boxeo seguirá en pie. ¿Para qué más?


Emilio. 30 de agosto de 2009 03:37

      - "Esta noche gran velada" tituló Fermín Cabal, el autor teatral de Tejas Verdes, a otra espléndida obra del teatro español de los últimos años. Pues... poco más que lo que dice Soledad hay que decir de tu escrito. ¿Para qué mas?. En la vida real todos caeremos - caemos - asesinados diariamente, pese a los buenos intentos de Pepito Grillo, pero en la ficción, la verdadera vida para un escritor, nos salvamos siempre. Y si no, que se lo pregunten a Cervantes, a Pessoa, a Kafka, a Cavafis...Y a todos nosotros. Esta noche, literatura de alto nivel. Innovadora, reflexiva, ágil. Y con clase. Y mucho "punch". ¿Cómo no voy a decir lo que pienso?


Mari Carmen. 30 de agosto de 2009 05:28

      - Tranquila Carmen. En la eterna batalla contra el mal, cuando un aspirante cae, siempre hay otro dispuesto a coger el testigo. La señora de negro, ganó por K.O a Pepito Grillo, pero ahora, asistimos expectantes a la pelea entre la señora de negro contra el archí conocido Arcángel S.Miguel, que ya salió victorioso contra el diablo. Pongamos nuestras esperanzas en su divina espada, no cejemos en el empeño de salvar a esa niña de su triste destino.


Alicia. 30 de agosto de 2009 07:53

      - ¡Ingenuidad la mía! Yo pensaba que ganaríamos la batalla contra la mujer de negro por puntos. Creo en que este ring vamos a tener que pelear duro. Yo al menos no pienso tirar la toalla. Un abrazo.


Emilio. 30 de agosto de 2009 08:12

      - No olvidemos todos los relatos, los apuntes, las tramas, las rupturas argumentales y cronológicas, las vueltas, los caminos apuntados...no olvideís que la Dama de Negro, en un momento dado, es víctima de si misma, de su propia identidad y del deseo de permanencia fuera de ella. Recomiento leer de nuevo el relato de Dolores Espinosa...y ahora el de Carmen Silva. Blogsferatur - título apuntado por Santiago - no es una novela lineal, ni siquiera líneal en espiral. Es la ruptura de la geometría. Los propios círculos cambian su forma y se entremezclan. Y en conjunto forman una esfera con muchas figuras geométricas distintas e iguales dentro. Y, además, esa esfera viaja. ¿Sabeís que nunca estamos en el mismo lugar?. La Astronomia nos hace reflexionar sobre el tema...no sólo mentalmente, tampoco fisicamente nos mantenemos varados. La Tierra viaja, hechos los cálculos, en el Universo, a unas veinte kilometros por minuto, creo. Y todos los planetas, y las estrellas... Nada está quieto. Es sólo una apariencia. Hay que vivir en el movimiento, aunque referencialmente, en lo que llamamos espiritualmente, busquemos la paz.


Escritores en Red. 30 de agosto de 2009 08:48

      - Tras la siesta del domingo treinta de agosto de dos mil nueve, Santiago Solano se empezó a sentir mal. Le entró mucha sed, una sed seca, como esa sed que uno tiene en los desiertos de sal africanos, bajo un sol de justicia, una sed insoportable. Fue al frigorífico. Bebió, y bebió y bebió. La barriga se le fue hinchando. Y a medida que lo hacía, se le iba haciendo transparente. Pude ver en ella a muchas personas, que cual pez en el agua, nadaban de acá para allá, tranquilamente. Me llamó la atención un tal Geppetto, un señor muy mayor por ciento, metido en un tonel, que hablaba con alguien que me recordaba a alguien. No sé, a un pariente lejano quizá. Escuché y pude oír que se llamaba Carlo, Carlo Lorenzini. Hablaban de un tal Pepito Grillo, un boxeador profesional que había llegado nada menos que al campeonato del mundo de lucha mental. Toda una proeza sin duda para un dibujo animado, para un ser del aire. También estaba allí Carmen Silva, con un precioso traje de primavera, sonriendo, con unos labios pintados de rosa sobre una sonrisa eterna. La verdad me sentí conmovida, no sé por qué. Aprecié la subida por todo mi cuerpo como de una pequeña descarga de minúsculos besos de enamorado. Carmen estaba sentada en el banco de un parque todo lleno de nogales. Nogales, nogales; nogales hasta el horizonte. Tenía una libreta en las rodillas, y un lápiz en la mano. Escribía. Lenta, como el tañido de las campanas de las catedrales. Luego, de pronto, toda la visión desapareció. Descubrí al fin la verdad. Santiago Solano estaba tendido en el suelo de la cocina, inconsciente. De pie, junto a él, estaba Orfeo, sonriendo, mirándole con esa sonrisa terrible de los dioses cuando quieren confundir al diminuto, al infinitesimal, ser humano. Llevaba en la mano un cuchillo de palabras. A su lado estaba ella, Sekhmet, negra como siempre, impasible, con esa mirada roja, vidriosa del Alcaudón. Me sentí aterrorizada con el recuerdo del asesino, con el recuerdo de sus púas de dolor. Me quedé inmóvil. Sólo pude observar. La nevera se transformó en un ataúd. Luego en una fosa. Finalmente en una tumba del tiempo. Una luz oscura salió de su interior. Los dos, Orfeo y Sekhmet, se cogieron de la mano, como dos enamorados. Levantaron el cuerpo de Santiago Solano y empezaron a cantar a voz en grito. Sin mirar atrás, con paso uniforme, se internaron en el valle que había al otro lado. Luego todo fue silencio.


Carmen Silva. 30 de agosto de 2009 09:20

      - Me acabo de poner de nuevo mi precioso traje de primavera para recibir a Elvirita, una valiente niña que se ha atrevido a desafiar a un grupo de mayores. Con la libreta y el lapiz que tenía cuando transitaba entre los nogales.Allí anotaba casi con pena los posibles aspirantes para los nuevos campeonatos de boxeo. Soledad Serrano apunta al señor de gris, pero el gris es un color anodino y las victorias han de ser alegres Mari Carmen nos ofrece al Arcángel S. Miguel, pero me temo que la señora de negro le haga perder las alas. Emilio nos remite a Cervantes cuyo personaje principal es un loco sabio, a Pessoa con varias personalidades diferentes capaces de criticarse a si mismo, a Kafka cuyo personaje se convirtió en un gigantesco bicho que se subia a las paredes o a Cavafis a quien no he leído pero leer por imperativo de Porta. ¿Que podemos sacar en limpio con estos autores para ayudar a Elvirita? Aceptar la locura como forma inequivoca del buen escritor.No estoy de acuerdo. Ya sé que una norma del periodismo es que la bondad no vende y la maldad sí, pero a pesar de todo quiero que Elvirita se salve paseando por el gran bosque de nogales que ella misma describe. Un beso Elvirita.


Anonymous. 30 de agosto de 2009 09:25

      - GANADOR DEL COMBATE POR DECISION UNÁNIME: EL WEBMASTER. Es un honor, que espero valores, Carmen, que Elvirita haya hablado por primera vez en boca de su creador primero. Esta vez hay que rendirse a la evidencia, aunque sigamos combatiendo, porque él nos lo pide. Cada nuevo golpe le hace reflexionar a la Antigua Dama Oscura. Por eso Ella está a punto de abandonar. Por eso Ella se sabe menos poderosa. Por eso Ella busca el Armisticio. Un dibujo animado, un ser del aire, ha traido cabalgando sobre nuestras consciencias e inconsciencias, la voz de la niña para que nos diga, en la claridad del misterio, una cosa:"No sufro. Tengo amigos" Ese ser que nos inició, que puso la primera piedra, que nos hizo creer que había un código previo y que compara la escritura de Carmen con el tañido de las catedrales merece, no sólo nuestro aplauso, sino nuestra rotunda admiración y afecto.
Ese ser, Autor con mayúsculas, merece mi homenaje, nuestro homenaje, porque saltando sobre todas nuestras intenciones, nos ha adivinado, nos ha empujado más allá del silencio y nos ha traído hasta aqui. Ese individuo, tenaz y brillante, provocador y reflexivo, está hoy en este modesto cuadro de honor mezclado un poco con todo. Y no sabeís cuánto me gustaría no firmar este homenaje. Lo hago para que no sea anónimo del todo. Pero os juro que se que es el homenaje de todos. Emilio Porta. Y ahora, volved sobre sus pasos y escuchad a Elvirita. Y lo dicho, dicho está, aunque no fuera Santiago, ni Orfeo, ni siquiera la niña quien nos ha escrito.


David Nihalat. 30 de agosto de 2009 09:31

      - Carmen, esta página se ha convertido en algo luminoso..! Por todos los santos, ángeles y arcángeles!! Qué comentario nuevo acabas de insertar...! Esto lo dice todo. Entra con Santiago en el cuadro de honor. !Qué bonito!


Mari Carmen. 30 de agosto de 2009 09:48

      - Querida Elvirita. No sufras, ni te horrorices. Todo es una farsa para vencer a la Dama negra. Orfeo, músico y poeta, ha embelesado con la música que extrae de su lira a la terrible y poderosa Sekhmet. Orfeo, gran viajero ansioso por conocer y aprender, no ha perdido la oportunidad de viajar al mundo de la diosa. Ha decidido llevarse como cronista, en su viaje, a nuestro amigo Santiago. Pronto volverán. Traerán la mochila llena de enseñanzas que compartirán con nosotros, lecciones, de las que extraeremos conocimientos para que esta batalla llegue a su fin. Tranquila querida niña, entre nosotros encontrarás por fin la paz.


Emilio Porta. 30 de agosto de 2009 09:59

      - Pero bueno, M. Carmen, qué pasa... vaya visita bonita desde el Norte...Agosto se está despidiendo de un hermoso modo en una tranquila, aunque emotiva, tarde de domingo, hablándonos y mirándonos en este espacio que nos une...Qué maravilla ese "entre nosotros" con que terminas.


Mari Carmen. 30 de agosto de 2009 10:21

      - Cuando Alicia me invitó a participar en este proyecto, me lo tomé como un reto personal. Tan sólo llevo en este mundo cuatro meses y era una manera de demostrarme que podía realizar. Os miraba con respeto, me sentía diminuta ante semejante talento. Habéis conseguido que me sienta tan a gusto, que sin darme cuenta he cambiado el vosotros por el nosotros.


Carmen Silva. 30 de agosto de 2009 14:32

      - Querida Mari Carmen: Así se empieza con valor y seguridad en si misma. Elvirita ya esta segura, sabe que ha encontrado un grupo de amigos y que los encuentros de púgiles serán casi anecdótocos. Propongo unos nuevos aspirante" la Fantasía", el "Esfuerzo", el tesón y la literatura, sobre todo esta última acompañada de los anteriores. Fantasía, esfuerzo y tesón hacen que la literatura fluya y que los caminos marcados por ese gran escritor que es Santiago Solano se pierdan entre la tramoya que en el argot teatral es una máquina para potenciar tranformaciones o casos prodigiosos. ¿Hay acaso mayor prodigio que ponerse de acuerdo todos los ESCRITORES DE LA RED? En mi armario he guardado el traje de primavera y me he puesto el de color humo para que el viento lo lleve donde quiera, he dejado el pintalabios rosa y me he puesto elcarmin porque creo que he conseguido algo maravilloso el poder gritar en la red que os quieroa todos y que me habeis enviciado con la dichosa Elvirita.


La Dama Vestida de Negro. 30 de agosto de 2009 18:23

      - Llevo semanas leyendo vuestros comentarios y no puedo dejar de asombrarme. La Dama vestida de Negro es el mal. Es lo horrible, la aniquilación de no se sabe qué almas... decís. La dama es algo pendiente de ser destruido... ¿por vuestra pacífica voluntad?. Elvirita es la gestión de vuestras frustraciones. Es la encarnación de la ausencia del cariño. Elvirita es la del padre alcoholico ( o no ). La de la madre de caracter débil. La de la vecina esteril. Y sus comentaristas sois los incondicionales seguidores de la virtud. ¿O los depositarios de las carencias de Elvirita?¿Que virtud anhelan esos seguidores que tanto aman a Elvirita y tanto detestan a la Dama vestida de negro? La Dama vivía antes que la niña y seguirá viviendo cuando todos nosotros seamos olvido, quizá alguno llegue a ser historia. Este rosario de ideas que se va desgranando con atisbos de libro impreso - o no - viene constituyendo algo así como un muro de las lamentaciones. Cada quien ha reflejado hasta este momento sus propias frustraciones; ha releído la historia de la pequeña Elvirita en función de su propia historia. La Dama de negro sigue monolítica ocupando su lugar. Nadie la puede tocar, se encuentra más alla de los hechos y las palabras. Como todos los mitos. La Dama es solo el espejo que refleja el ser de cada asistente a esta fiesta pagana. La Dama es solo - no parece poco - la expresión de tus propios fantasmas.


Sr. Robles. 31 de agosto de 2009 08:22

      . Pero que cachondeo es esto. Acaso quieren ustedes convertirse en la obra de Pirandelo de "Seis personajes en busca de autor".Que pasa; que los escritores se han quedado en blanco y ahora los que hablan son a los que ustedes, los irresponsables ESCRITORES EN LA RED nos dieron la vida. Desde cuando una menor, mi hija puede escribir con la soltura de un adulto, si apenas conoce las letras, y sin mi permiso, porque yo soy el señor Robles, si, el borrachin que se casó con la incompetente de su madre, pero borrachin y todo conozco mis derechos y voy a demandarlos por intrusión en la vida privada. A ustedes que coño les importa si mi hija es feliz o desgraciada si la señora de negro es su baby sister o es lesbiana de nacimiento. No vivimos en un pais donde todo esta permitido menos meterse en camisa de once varas.Así que señores míos como vuelva a ver el nombre de mi hija escrito o pronunciado por alguien, sobre todo por la periodista esa que quiere hacer el bien, que ridículo el bien, el bien como si estuvieramos en el país de las maravillas. Por cierto entre ustedes hay una Alicia que tampoco me cae demasiado...., también escribe lo que le da la gana y no piensa tirar la toalla. De todos ustedes sólo me cae bien un señor con barba que sabe mucho y dice cosas sublimes, creo que se llama Anónimo. Así que chitón. La tutela de Elvirita es mía y a la panolis de su madre la va a pillar un coche dentro de poco, entoces es posible que yo me junte con la señora de negro. y a callar todos ustedes.


Responder

Escritores en Red. 31 de agosto de 2009 09:08

      - Tú, papi, como siempre en DO CABREADO.


Mari Carmen. 31 de agosto de 2009 12:08

      - ¿Señor? Robles. Gracias por venir a dar la cara. Si en este mundo hay algo que nos permite actuar como lo hacemos, es el derecho que tiene un menor a que se le proteja. La ley nos ampara. Usted es padre de hecho, no de derecho.


Emilio. 31 de agosto de 2009 18:22

      - Ya va siendo hora de que nos demos cuenta de que es así...escribir es el compendio de nuestros daños, pero también de nuestras alegrías, escribir es caminar, y caminar es tratar de llegar a algún lugar. Ese lugar siempre es una utopía, porque es un lugar que trasciende a nuestras fuerzas, a nuestros deseos. Mire, Sr. Robles, hablando de su hija, el primero que se salva es Usted. No importa que sea de una forma u otra. Si no existiera Elvira, Ud. no existiría. Y eso de que la Dama de Negro ha existido siempre...¿desde cuando? ¿Desde el Origen de los Tiempos o desde el Origen del Hombre?. Porque antes del Hombre no había lenguaje y, por tanto, no habia pensamiento, ni sueños, ni nombres...Los nombres, los mitos, la vida del alma...la creamos nosotros, pobres seres humanos que desconocen incluso la razón de su existencia...Esto es un juego, querida pareja Robles-Dama de Negro. El juego de la vida. Y si ustedes intentan evitar que se juegue en libertad lo tienen dificil. Porque si hay algo verdaderamente libre es el interior del individuo. Como dice Santiago, los sueños. Esto será lo que sea, pero ustedes son unos cenizos. No por beber, Sr. Robles, en el caso de que bebiera o bebiese, que no es más que la apreciación de la mente calenturienta de algún autor, ni por su Eternidad - que no la tiene, señora Dama - por lo que estan molestos. Sino porque quieren más páginas en la novela. Pues díganlo, hombre y mujer, díganlo. Y a lo mejor alguno les ayuda en su deseo. Aunque, señora Dama de Negro, ¿le parece a Ud. poco su protagonismo?


Maestra de Elvirita. 1 de septiembre de 2009 05:52

      - Soy la maestra de Elvirita Robles aquella pobre desgraciada a quien la niña infernal le puso la zancadilla y saben ahora lo que me pasa; pues ni más ni menos que no puedo andar porque me rompió el femur, por una zancadilla,si. Me caí sobre una piedra y aquí estoy en una clinica privada que me cuesta un riñón con la pierna escayolada y en alto. Elvirita no es digna de su compasión, es un monstruo y su padre otro, ¡Dejenlos que vivan su vida y que nos dejen en paz a los demas! Y a ustedes que les pasa que no saben escribir otras cosas, con lo bonito que es todo eso de los pajaritos cantan las nubes se levantan, la primavera, las flores y los besos de enamorados. Hagan poesías como hace el Sr. Presidente y otra de sus colegas pero dejen ya en paz a la dichosa Elvirita.


Anonymous. 1 de septiembre de 2009 07:05

      - Jo, y para colmo ahora la maestra...No si, te digo yo que aquí no se salva ni el apuntador como sigan interviniendo todos... no donde va a parar esto..A la maestra que la conteste Alicia, que sabe de que va el tema de la enseñanza y dirige a un equipo docente...Yo sólo soy un lector y, eso sí, me lo estoy pasando realmente bien... El encargado de la Biblioteca de Alejandría en tiempos de Hipatia, que fue una colega muy maltratada por los fanáticos de mi época.

 

Pie página