cabecera
Juegos en La Red       

BLOGSFERATOUR
Novela Interactiva


 

Título de la entrada: ¡ LOCO MUNDO !
Autor: Pilar Martínez-Carrasco
Fecha de la entrada: Lunes, 31 de Agosto de 2009
Lugar: BLOGGER

 



Capítulo 17 º

       Evitando esa primera mirada del día, borrosa y llena de formas que quizás no quiere ver, Elvira apaga el despertador sin ni si quiera abrir los ojos. Estos años recluida en esas paredes que al final se le antojaban de un gris sucio en vez de blancas, la habían enseñado varias cosas. Las altas dosis de somníferos permitían que durmiera algo.
       No evitó sonreír al pensar que por fin estaba en casa. Había sido duro ignorar lo que ella creía real. Los medicamentos no acabaron con las voces ni con las personas que le rondaban cada dos por tres, sabía que jamás podría contarle a nadie lo que veía si quería ser libre. Mientras tomaba su café, con la televisión a todo volumen, la mujer de negro le rozaba con sus largas uñas la oreja, susurraba algo incomprensible. La atormentaba, Elvira mantenía la calma y se centraba en la televisión y en el café, en el café y en la tostada, no quería mirarla, no quería escucharla pero era tan real…
       Antes no era tan complicado, su compañía era más amable, de pequeña tuvo una amiga que la acompañó toda la niñez y que creció con ella, nadie la veía, nadie. Su madre creía que era un “amiguito invisible”, su madre… no quería pensar en eso, sacudió la cabeza para apartar ese pensamiento.
       Tenía trece años cuando apareció la mujer oscura, su primer reflejo fue en forma de joven punk, a Elvira le hizo gracia y lo pasaban bien juntas haciendo maldades, pero eran chiquilladas. Poco a poco empezó a cambiar de forma, a exigir otras cosas, a amenazarla. Quería que se fuera, pero por mucho que cerraba los ojos no desaparecía. El segundo año que pasó en el “sanatorio” de pronto se encontró acurrucada al lado de otra chica de su misma edad, apareció de la nada, la acariciaba y le pedía que guardara silencio y que no abriera los ojos, así la mujer de negro no podría hacer nada. Juntas guardaron silencio y ahora estaban fuera. Elvira aprendió a ignorar, a callar, a no soñar. Aprendió que ningún humano cuerdo la comprendería pero ¿quién era el cuerdo y quién el loco? ¿con qué ojos miraban los demás para no ver? De pronto un miedo sacudió su espalda ¿dejarían de verla a ella también? ¡Loco mundo!



4 comentarios:

Antonio Castillo. 31 de agosto de 2009 10:27

       - Desgarrador, querida Pilar. Describes magistralmente el mundo de la locura. Qué dificil situarse en el punto de vista del ¿enfermo? Para él aquello que le hace sufrir es muy real. Toda nuestra comprensión es poca. Pero bueno, entre todos, vamos a intentar salvar a Elvirita, alguien a quien en el fondo podemos considerar una niña genérica que representaría a buena parte de la humanidad.


Alicia. 31 de agosto de 2009 11:42

       - Veo Pilar, que has hecho doblete. Introduces en este relato una nueva protagonista, ficticia o real, la amiga. ¿No es acaso la presencia de los amigos cercanos la que a veces nos has salvado a nostros de momentos en los que hemos sucumbido? ¿Pudiera ser la amistad otra vía a retomar? Pilar, matizo que me ha emocionado más la poesía. Un abrazo.


Mari Carmen. 31 de agosto de 2009 12:18

       - El espíritu humano es tan fuerte que es capaz de convivir con sus mayores miedos, como lo hace en tu relato nuestra Elvirita. Gracias por proporcionarle una amiga, una amiga con la que consolarse, con la que pueda compartir confidencias, en la que se pueda apoyar...y con el tiempo reír. Un abrazo.


Emilio. 31 de agosto de 2009 13:49

       - Lo esperado no ha defraudado...nuevos caminos de exploración...otras vías...en el escaso tiempo que tenemos en la Tierra...unos años no son nada...Me gusta mucho el juego de las apariciones con formas humanas que tiene el Mal..me gusta mucho ese juego de acercamiento para ganar su confianza... me gusta que la locura no sea interior, sino el propio marco en el que nos movemos...


 

 

Pie página